jueves, 24 de noviembre de 2011

La Tierra está en coma

Los ríos ya no llevan agua
sólo lágrimas cansadas
el campo ya no se pinta de verde
hay un color ceniza que le muerde
el cielo yace agujereado
mientras el sol sigue tiritando
acojonado, flipando

Las piedras están desgastadas
y los bosques en el paro
el mar de olas magulladas
afónico, con catarro

El fuego campa a sus anchas
codeándose con los huracanes
echando unas cartas con los tsunamis
y de amarracos los tulipanes.

La Tierra se siente vieja y cansada
no tiene ganas de nada
se intenta levantar y la vuelven a empujar
y si se mira al espejo, se pone a lloriquear

La Tierra está en coma
desde hace unos días
ya no hay esperanza
se muere la vida

Hoy se sienta en el banquillo
de los culpables la humanidad
le espera una buena condena
entre las rejas de la humildad


Ahora que me muero estoy aprendiendo a andar...

Ahora que ninguno de mis amigos sabe donde vivo
y que ninguna sonrisa me da la cara
me estoy empezando a dar cuenta
de las cosas tiradas por la cuneta,
por la borda, por la alcantarilla, por el váter...

Me doy cuenta que no existe ninguna lágrima
derramada por mi aspecto, en mi honor.
Que ni una gota de sudor ha recorrido mi espectro...
es la herencia... de vivir tan adentro.

Pero debo sobrevivir porque en la siguiente curva,
en la siguiente esquina, bocacalle, rotonda
lo mismo un abrazo sin dueño me espera
lo mismo un abrazo sin dueño me anhela.